Virtualización de servidores directa

Procedimientos de virtualización compilados dentro del núcleo

El mayor contraste que pone en oposición los Servidores Privados Virtuales KVM y prácticamente el conjunto de los demás servidores virtuales consiste en la tecnología de virtualización en sí. Por medio de KVM, ha quedado en el pasado la necesitad de correr programas de virtualización adicionales en el servidor – las instrucciones informáticas necesarias, a su vez, se elaboran como parte del sistema operativo del servidor anfitrión. Esto reduce significativamente los recursos que el servidor tiene que dejar de lado con el fin de utilizar programas adicionales haciendo, en cambio, dichos recursos disponibles para las máquinas huésped. La ausencia de esta capa de comunicación complementaria entre otras cosas, acelera el período de espera I/O, haciendo que su VPS corra realmente más rápido.
Virtualización de servidores directa

Un empleo de los recursos mucho más eficaz

Asignaciones de servidor a su disposición ilimitada

Gracias a la omisión de la sobrecarga que consiste en tener una capa de virtualización complementaria a través del cual va todo el tráfico de datos hacia la unidad de servidor principal, los KVM VPS podrían obtener los beneficios de un grado de utilización de los recursos del servidor muy mejorada. Los pasos de la virtualización KVM se incorporan dentro del tienen una integración directa en el kernel del sistema operacional del host, lo que significa que todos y cada uno de los Servidores Privados Virtuales dialogan con el hardware del servidor sin intermediarios. La menor redundancia en la comunicación se traduce en un rendimiento de la vida real mucho más célere frente a los demás sistemas virtualizadores.
Un empleo de los recursos mucho más eficaz

Pleno control en todo relacionado al sistema operacional

Plena libertad de instalar el sistema operativo que le apetezca

Una de las limitaciones de los VPS, si se les compara con los servidores dedicados, suele ser el sistema operativo en especial – normalmente no es posible instalar un sistema operativo que no forme parte de las alternativas de SOs ofrecidos por el proveedor. Con un VPS KVM, a cambio, usted puede – realmente cargar cualquier sistema operativo cuyas características coinciden con las capacidades de su servidor y la configuración de hardware del servidor central. Lo que es viable gracias a la manera única en la que funciona la virtualización KVM. KVM se integra directamente en el SO del servidor, con lo que las máquinas huésped se comunican con el hardware de forma directa, sin la necesidad de una capa de comunicación adicional, presente en varias soluciones de virtualización alternativas.
Pleno control en todo relacionado al sistema operacional
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL